20 años de formación bonificada

Evolución de la Formación Continua Bonificada en España: Un Viaje desde 2004

Desde su inicio en 2004, la Formación Continua Bonificada ha sido un componente esencial en el desarrollo profesional de los trabajadores en España. Este programa ha evolucionado significativamente, adaptándose a las necesidades cambiantes del mercado laboral y a los avances en las políticas de formación profesional. Este artículo traza el camino de esta evolución, destacando los hitos normativos y estructurales que han marcado su historia.

 

Desarrollo:

  1. Antecedentes y Orígenes:

FORCEM y los Primeros Pasos: La Fundación FORCEM, establecida en 1993, fue una piedra angular en los esfuerzos de España por mejorar la formación profesional. Su creación marcó el comienzo de un enfoque más estructurado hacia la formación continua, orientado a satisfacer las demandas de un mercado laboral en constante evolución. Los Acuerdos Nacionales de Formación Continua de 1996 y 2000, en particular, sentaron las bases para un sistema más inclusivo y efectivo, integrando las necesidades de los trabajadores y empleadores en un marco cooperativo.

 

  1. Constitución de la Fundación Tripartita:

Transición de FORCEM a Fundación Tripartita: El año 2004 fue testigo de un cambio significativo con la transformación de FORCEM en la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo. Este cambio no solo significó una nueva identidad, sino también una reestructuración en la gobernanza del sistema de formación continua. La incorporación del Ministerio de Trabajo, representado por el SEPE, en esta nueva estructura, aseguró una mayor alineación con las políticas laborales del gobierno, fortaleciendo el enfoque hacia una formación más relevante y accesible.

 

  1. El Real Decreto 395/2007 y Sus Implicaciones:

Regulación del Subsistema de Formación para el Empleo: El Real Decreto 395/2007 fue un hito en la regulación del Subsistema de Formación para el Empleo. Este decreto consolidó dos subsistemas de formación: uno destinado a los desempleados y otro enfocado en la formación continua para trabajadores en activo. Su enfoque integrado facilitó la creación de un sistema más coherente y adaptativo, capaz de responder a las necesidades tanto de los individuos como de las empresas.

 

  1. La Ley 30/2015 y la Transformación del Sistema:

De la Fundación Tripartita a Fundae: La Ley 30/2015 marcó un antes y un después en la formación profesional en España. Esta ley no solo reformó el Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral, sino que también transformó la Fundación Tripartita en la actual Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae). Esta reestructuración reflejó un compromiso renovado con la mejora continua y la eficacia del sistema, asegurando que la formación profesional se mantuviera alineada con las necesidades emergentes del mercado laboral.

 

  1. Iniciativas y Modalidades de Formación:

Tipos de Iniciativas de Formación Continua: Bajo el marco del Real Decreto 395/2007, se establecieron diversas iniciativas de formación continua. Estas incluyen acciones de formación en empresas, PIF, contratos programa, y acciones complementarias y de acompañamiento a la formación. Cada una de estas iniciativas juega un papel vital en el fortalecimiento de las competencias de los trabajadores, permitiendo a las empresas adaptarse a los cambios tecnológicos y de mercado.

 

  1. Financiación y Bonificaciones:

Mecanismos de Financiación y Bonificación: Uno de los aspectos más importantes de la Formación Continua Bonificada es su modelo de financiación. Las empresas que cotizan por la contingencia de formación profesional disponen de un crédito para formación continua, calculado en función de lo aportado el año anterior y el tamaño de la empresa. Además, se garantiza un crédito mínimo para las empresas más pequeñas. Este sistema asegura que las empresas de todos los tamaños puedan acceder a la formación necesaria para mejorar las habilidades de sus trabajadores.

 

Desde hace 20 años se utiliza la Formación de Demanda o Formación Bonificada, como una herramienta mediante la cual las empresas pueden proporcionar a los trabajadores la oportunidad de realizar cursos relacionados con su puesto de trabajo. Esta formación es gratuita para los empleados, y las empresas pueden obtener una bonificación de los costes de formación, cuyo importe depende de varios factores.

 

La Formación Continua Bonificada en España ha demostrado ser un instrumento eficaz para mejorar las habilidades y capacidades de los trabajadores, adaptándose a los desafíos de un mundo laboral en constante cambio. Desde sus humildes comienzos hasta su estructura actual, el sistema ha evolucionado para satisfacer las necesidades de un mercado laboral moderno, apoyando la formación continua de las empresas y sus trabajadores.

 

Vente a celebrarlo con Aenoa en el próximo congreso presencial de Madrid: 7 de marzo.