>Blog >Microcredenciales y cuentas de aprendizaje individuales
Microcredenciales y cuentas de aprendizaje individuales

Microcredenciales y cuentas de aprendizaje individuales

Las cuentas de aprendizaje individuales proporcionan a toda persona una herramienta para mejorar sus capacidades y su empleabilidad a lo largo de toda la vida mediante formaciones. Mientras que las microcredenciales son formas más cortas de oportunidades de aprendizaje que las cualificaciones tradicionales.

Las microcredenciales contribuyen al reciclaje y a la adquisición de nuevas competencias que son necesarias en un mercado de trabajo cambiante. Pueden diseñarse y ofrecerse en diferentes formatos y por diferentes proveedores. Además, los másteres y posgrados, la formación no reglada y los certificados de profesionalidad ayudan a que las personas se formen a lo largo de los años.

Todas las personas deben tener la posibilidad de formarse a lo largo de la vida, dentro y fuera del sistema educativo, con el fin de adquirir, actualizar y ampliar sus conocimientos, habilidades, aptitudes y competencias para su desarrollo personal y profesional.

Hasta el año 2030 el objetivo es que al menos el 60 % de los adultos participen en actividades de formación todos los años. Entre otras medidas, la Comisión estudiará el modo en que las cuentas de aprendizaje individuales pueden servir de herramienta para apoyar el perfeccionamiento y el reciclaje profesionales de los adultos en edad laboral, como complemento de otras acciones dirigidas a los empresarios y los proveedores de educación y formación.

Hasta 2030 un mínimo el 80 % de la población de la Unión tenga al menos capacidades digitales básicas, y propone que, para esa fecha, haya 20 millones de especialistas en tecnologías de la información y las comunicaciones.

La mayor parte de la formación relacionada con el empleo en la Unión está promovida por las empresas. Sin embargomuchas pymes no ofrecen formación a su personal ni la financian, y las personas que realizan trabajos atípicos tienen menos o ningún acceso a formación promovida por los empleadores.

Muchos adultos, especialmente los poco cualificados y los más alejados del mercado laboral, carecen de motivación para seguir una formación. Es posible que no sean conscientes de sus propias necesidades en materia de capacidades y no sepan si pueden acceder a cursos adecuados.

Europa en 2021 indicó que las cuentas de aprendizaje individuales deben contribuir a una mayor implicación, motivación y participación de los adultos en la educación y la formación. Y se destaca que la elección de mecanismos de financiación e incentivos adaptados a cada grupo destinatario a nivel nacional debe hacerse atendiendo a las necesidades y prioridades nacionales.

Ello implica también el establecimiento de un amplio marco facilitador que permita a las personas usar unos permisos de formación remunerados y que garantice el reconocimiento de los resultados de la formación. Se recomienda definir a escala nacional un derecho de formación individual, acorde con las necesidades de formación de las personas

Los países de Europa pueden establecer derechos de formación adicionales para las personas más necesitadas, según el contexto nacional y la evolución del mercado laboral. Por ejemplo,podrían complementar las cuentas de aprendizaje individuales en sectores estratégicos.

Las cuentas de aprendizaje individuales deben permitir a sus titulares acumular y utilizar los derechos de formación durante un período determinado que deberá definirse a nivel nacional, de modo que puedan seguir una formación más larga o más costosa.

Para ayudar a las personas a identificar un itinerario de formación adecuado y aumentar así su motivación para aprender. También es necesario que registros públicos actualizados de formaciones reconocidas puedan consultarse a través de un único portal digital

Se recomienda que se utilicen las cuentas de aprendizaje individuales para acceder a la validación de los aprendizajes, incluidas las oportunidades de evaluación de capacidades.

Se invita a los países a fomentar la oferta de microcredenciales cuando proceda, en función de las necesidades detectadas, de conformidad con la Recomendación del Consejo de 16 de junio de 2022 relativa a un enfoque europeo de las microcredenciales para el aprendizaje permanente y la empleabilidad

Para que los sistemas de cuentas de aprendizaje individuales funcionen correctamente es fundamental que se establezca una financiación adecuada. Con un sistema nacional de cuentas de aprendizaje individuales se podría facilitar el reparto de costes entre las distintas fuentes de financiación.

Se recomienda a los países que establezcan una cuenta de aprendizaje individual para cada persona perteneciente a este grupo, de acuerdo con las necesidades y circunstancias nacionales.

 

Definiciones

-Derecho de formación individual: el derecho a acceder a una propuesta personal a disposición del interesado para cubrir los costes directos de formaciones, servicios de orientación y asesoramiento, evaluación o validación de capacidades que puedan optar a financiación;

-Cuenta de aprendizaje individual: modo en que se ponen a disposición de los interesados los derechos de formación individuales. Es decir, una cuenta personal que permite al titular acumular y conservar sus derechos a lo largo del tiempo para acceder a las oportunidades admisibles de formación, orientación o validación de aprendizajes.

-Transferibilidad de los derechos de formación individuales: cualidad de los derechos de formación que permanecen en poder del titular, también durante los períodos de transición, por ejemplo entre puestos de trabajo, entre el trabajo y el aprendizaje, y entre actividad e inactividad.

Europa recomienda una cuenta de aprendizaje individual, que podría ser complementaria de otras medidas ya existentes. Que garanticen una oferta nacional adecuada para cada cuenta de aprendizaje individual que pueda acumularse y utilizarse durante un período determinado.

El Consejo de la Unión Europea (UE) adoptó una Recomendación sobre las microcredenciales para el aprendizaje permanente y la empleabilidad. Busca apoyar el desarrollo, la aplicación y el reconocimiento de las microcredenciales en todas las instituciones, empresas, sectores y fronteras.

Las microcredenciales certifican los resultados del aprendizaje obtenidos en experiencias de aprendizaje de corta duración, como por ejemplo un curso o una formación breve. Se están desarrollando rápidamente en toda Europa y en todo el mundo formas más cortas de oportunidades de aprendizaje que las cualificaciones tradicionales, como las microcredenciales.

Se intenta apoyar la preparación de los proveedores de microcredenciales para mejorar la calidad, la transparencia y la flexibilidad de su oferta de aprendizaje con el fin de capacitar a las personas para crear itinerarios de aprendizaje y profesionales personalizados.

Así como fomentar la inclusión, el acceso y la igualdad de oportunidades, y contribuir a la consecución de la resiliencia, la justicia social y la prosperidad para todos, en un contexto de cambio demográfico y durante todas las fases de los ciclos económicos

Las microcredenciales pueden desarrollarse, utilizarse y compararse de manera coherente entre los Estados miembros, las partes interesadas y los distintos proveedores (desde instituciones educativas y de formación hasta empresas privadas).

La Recomendación apoyará el desarrollo y la adopción de microcredenciales transparentes y de alta calidad, y describe asimismo ámbitos clave de actuación en este ámbito en las políticas de educación y formación y del mercado laboral. El enfoque europeo de las microcredenciales es un componente clave de la visión de la Comisión de lograr un Espacio Europeo de Educación de aquí a 2025.